Lengua y traducción en los Premios Óscar, ¿quién lo hubiera pensado?
La Academia de Hollywood nos tiene acostumbrados a darnos sorpresas de toda índole año tras año, pero esta edición del 2020 fue especialmente grata para lingüistas, traductores e intérpretes porque, por distintas circunstancias, la lengua española, el subtitulado y los intérpretes estuvieron en boca (y en páginas) de todos los medios del mundo.

Pero antes de ver por qué, tengan en cuenta que, siempre que nos referimos al premio, decimos “los premios Óscar”, “los Óscar”, y no “Óscars” (mucho menos “Óscares”). Y ya que estamos, recordemos que esta estatuilla fue creada en 1928, diseñada por el director artístico de Metro Goldwyn Meyer, Cedric Gibbons, pero que fue George Stanley quien la esculpió. Como no tenía un nombre en particular, se hablaba entonces de «la estatuilla de la Academia», «el trofeo dorado» o «la estatuilla al mérito». Se comenta que recibió este nombre porque la bibliotecaria de la Academia, Margaret Herrick, dijo que aquella estatua le recordaba a su tío Oscar. En 1934, el periodista Sidney Skolsky utilizó ese término al escribir sobre la mejor actriz de ese año (Katharine Hepburn) y la Academia lo empleó de forma oficial por primera vez en 1939.

Digresión (o no) aparte, sigamos con nuestro tema.

Español versus castellano

En la ceremonia de apertura escuchamos la canción Into the Unkown (Mucho más allá) de la película Frozen 2, interpretada en varios idiomas además de en su versión original, el inglés. Ahora bien, cuando llegó el turno del idioma español vimos a dos cantantes que interpretaron el tema: Carmen Sarahí, mexicana, y Gisela, de nacionalidad española. El idioma de la primera fue catalogado como “castellano” y el de la segunda, “español”.

Foto: EFE – Idina Menzel (C) y Elsas de todo el mundo durante la 92º entrega de los Premios de la Academia

El eterno dilema, la eterna discusión: ¿‘español’ o ‘castellano’?

Si nos remontamos a los orígenes, veremos que la discusión se basa en una cuestión histórica.

Fernando Carratalá, catedrático de Lengua Castellana y Literatura y profesor del Centro Universitario Villanueva y de la Universidad de Mayores del Colegio Profesional de la Educación de la Comunidad de Madrid explica que “la lenta reconquista de los territorios ocupados por los musulmanes originó la fragmentación de la unidad latinovulgar mantenida por el reino hispanogodo y el surgimiento de cinco dialectos románicos diferentes, que fueron, de oeste a este, el gallego, el leonés, el castellano, el navarro-aragonés y el catalán. De estos cinco dialectos, el leonés y el aragonés no llegaron a constituirse en lenguas y quedaron relegados a reducidos dominios geográficos ante la expansión de la Reconquista castellana». De esta manera, durante el reinado de los Reyes Católicos la lengua castellana se convirtió en la vía de comunicación de todo el territorio español y se adopta como lengua literaria.

En 1492 Elio Antonio de Nebrija publica una Gramática de la lengua castellana y en 1713 se funda la Real Academia Española de la Lengua, organismo que nace para combatir «los errores con que se halla viciado el idioma español, con la introducción de muchas voces bárbaras e impropias para el uso de la gente discreta».

Desde que el castellano obtiene la consideración de ‘idioma nacional’, empieza a denominarse lengua española al castellano extendido por todo el territorio hispánico.

Fernando Carratalá

Ahora bien, la Constitución Española establece el castellano como lengua oficial de España, lo cual suscita cierta controversia. Al respecto, Fernando Plans, profesor de español por la Université de Rennes 2 opina que “es una mera diferencia de forma e incluso política, de respeto entre las lenguas de España. Decir en la Constitución que el idioma oficial es el español supondría que las otras lenguas no lo serían. Se guarda el vocablo original del dialecto del latín, el castellano, y se respeta a las otras lenguas y dialectos”.

Hoy en día, tanto la RAE como la FUNDÉU, al igual que varios investigadores en la materia, opinan que ambos términos son sinónimos e igualmente válidos.

Y hablando de canciones adaptadas a otros idiomas, no dejen de escuchar este podcast de las colegas de EN PANTUFLAS en una interesante entrevista a María Ovelar, especialista en el tema.

DARCY PAQUET

Darcy Paquet, responsable de los subtítulos en inglés de la ganadora Parasite (Parásitos) del director surcoreano Bong Joon-Ho, es un crítico cinematográfico norteamericano que vivió en Corea durante casi 20 años. Podría decirse que es multitarea: además de crítico es autor, traductor, director artístico y actor.

Llegó a Corea en 1997 para dar clases de inglés en la universidad y aprendió el idioma y la cultura del país viendo películas. Dos años después lanzaba su sitio web Koreanfilm.org en el cual publicaba sus reseñas. Para su sorpresa, este pasatiempo tuvo muchísima difusión y comenzó a recibir ofertas para escribir para Screen International, una revista londinense y para Film Weekly de Corea (Cine21), con lo cual adquirió bastante popularidad.

El trabajo de traducción le llegó por casualidad: cerca de la universidad estaba el Korean Film Council (KOFIC), en donde buscaban un editor que corrigiera subtítulos y otros materiales de marketing. Un amigo rechazó el trabajo y lo tomó él.

El primer trabajo para Bong lo hizo en el año 2000 («Barking Dogs Never Bite» – Perro que ladra no muerde), y puede decirse que también fue por casualidad ya que al director no le había gustado la traducción que había encargado la distribuidora y entonces le encomendaron la labor a Paquet. Su trabajo junto al director fue tan positivo que tradujo los subtítulos de su segunda película en el 2003 (“Memories of murder” – Crónica de un asesino en serie).

En esta entrevista explica, entre otras cosas, las decisiones que tomó para traducir ciertos términos, cómo hay que trabajar para lograr que el remate de un chiste llegue en el momento exacto en que el actor dice sus líneas y brinda consejos a todos aquellos que quieran iniciarse en la aventura creativa del subtitulado.

SHARON CHOI

Bong Joon-Ho y Sharon Choi

Todas las veces que subió Bong Joon-Ho al escenario lo hizo acompañado por una intérprete. El mundo elogió su desempeño en Twitter y Facebook, en radio y televisión, en los diarios. Lo cierto es que se supo que Choi no es traductora, sino que estudia cine en la universidad y quiere convertirse en directora. Sea como fuere, su intervención fue impecable, no dudó, se la vio serena (a pesar de que admitió estar nerviosa y superansiosa con tanta exposición), con un discurso bien armado, coherente.

Comenzó a trabajar con el director en el mes de mayo del 2019, cuando Parásitos ganó la Palma de Oro, el premio máximo en el festival de cine de Cannes y luego en ocasión de los Globos de Oro y en los premios del Sindicato de Actores.

Lo importante para destacar aquí es la visibilidad que esto le dio a la labor de la interpretación. La prensa habló de ella como el puente de comunicación entre el nativo coreano del cineasta y el inglés tradicional de la prensa extranjera. El mismo director dijo: “Ella es perfecta, y todos dependemos de ella.” Y agregó que ha sido en parte gracias a ella que su periplo en Hollywood había salido a la perfección.

Después de todo lo sucedido este año, ¿creará la Academia una nueva categoría, la de MEJOR SUBTITULADO? Por qué no.

Fuentes:

https://verne.elpais.com/verne/2020/02/10/mexico/1581303700_899720.html

https://www.abc.es/cultura/20141125/abci-castellano-espanol-idioma-hablas-201411241949.html

https://www.planetacurioso.com/2006/10/02/%C2%BFde-donde-surgio-el-nombre-de-oscar-a-la-estatuilla-de-premios-para-el-cine/

LOS PREMIOS ÓSCAR: LENGUA Y TRADUCCIÓN
Etiquetado en:                                                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *