Al hojear el libro Los Traductores en la Historia de Jean Deslile y Judith Woodsworth (ed. Universidad de Antioquía), me llamó la atención este título en el capítulo 5: Los traductores en la escena del poder. Y una cosa me llevó a la otra y comencé a leer y a profundizar un poco más en cada una de estas así llamadas ‘empresas’, verdaderos centros culturales que contribuyeron al desarrollo de otras lenguas tratando así de ‘desbancar’ al latín.

Recordé también el personaje de Venancio de Salvemec, monje, traductor de manuscritos, especialista en griego y árabe de El nombre de la Rosa, de Umberto Eco, en ese ambiente de biblioteca y erudición, reservado solo a los monjes y religiosos de la Edad Media. Efectivamente, como lo afirman Deslile y Woodsworth, la Iglesia católica en esa época era la institución guardiana del conocimiento y la gran mayoría de los traductores se desempeñaban bajo su patrocinio, si bien otros trabajaban al servicio del monarca o de los grandes señores. Cuando este era el caso, los traductores gozaban de un estatus superior, que se reflejaba en sus condiciones de trabajo. Así, cuentan que “Alfonso X de España distribuyó generosas recompensas entre miembros de su cancillería a quienes confió fragmentos de textos que quería traducidos”.

Tanto los que se desempeñaban en el ámbito religioso como los que trabajaban bajo las órdenes de la realeza, gozaban de privilegios en cuanto al acceso que tenían a ciertos textos, lo cual les daba libertad e independencia para llevar a cabo sus propias búsquedas y, por ende, sus propios proyectos, de otra forma no habrían tenido la posibilidad de crear esos espacios de investigación por sus propios medios.  Muchas veces elegían determinada obra para obtener una copia para su uso personal, como fue el caso de Gerardo de Cremona (c. 1114-1187), un traductor italiano considerado uno de los más prolíficos de su tiempo. Fue quien tradujo el Almagesto de Claudio Ptolomeo, obra que, al no encontrarla en su ciudad de origen en Cremona, Lombardía, lo obligó a trasladarse a Toledo. Allí se encontró, además, con numerosas versiones árabes de clásicos grecolatinos y tratados compuestos originalmente en esta lengua. Y es precisamente en Toledo en donde se encontraba una de esas ‘empresas’ principales de traducción, la llamada Escuela de Toledo, en la cual se distinguen dos períodos de traducción en España. En el primer período (s. XII) se tradujo del árabe al latín la herencia filosófica y científica de las civilizaciones griega y árabe. La mayoría de los trabajos realizados en esta época se realizaron bajo el patrocinio de algunos miembros de la iglesia, como el arzobispo Raimundo de Sauvetât, también canciller de Castilla durante 1126-1150. El segundo período (s. XIII) se caracterizó por la traducción de obras del árabe al español, en su mayoría de corte científico, y en menor medida del francés al latín. En este período, Alfonso X el Sabio (1221-1284), rey de Castilla y León, gran promotor cultural interesado por todas las disciplinas: ciencias, historia, derecho, literatura, cambió el sistema de trabajo: él mismo dirigió las traducciones, en lugar del arzobispo, y revisaba su resultado final. Empezó a hacer versiones al romance castellano, que ya utilizaba como lengua culta junto al latín escolástico. Alfonso también es considerado como el fundador de la lengua nacional, el castellano, cuyo establecimiento promovió.

Traductor de Toledo
Imagen tomada de http://spainillustrated.blogspot.com.ar/2012/01/escuela-de-traductores-de-toledo.html

Otra de las principales empresas de traducción de esta época fue la Escuela de Bagdad (la primera, cronológicamente hablando), conformada por traductores del período abasí de segunda generación, agrupados en torno a la persona de Hunayn ibn Ishâq. Fue una institución clave en el Movimiento de traducción, considerada como el mayor centro intelectual durante la Edad de Oro del islam. Tenía el doble propósito de traducir libros del persa al árabe y de preservar los libros traducidos.

Hunayn ibn Ishâq
Imagen tomada de http://profesorbigotini.blogspot.com.ar/2016/07/hunayn-ibn-ishaq-un-cristiano-en-el.html

Y por último, la tercera gran ‘empresa’ de traducción fue formada por un grupo de eruditos que, en la segunda mitad del siglo XIV, tradujo del latín al francés las auctoritates. El auspiciador de este movimiento de traducción (siguiendo los ejemplos de sus predecesores de Bagdad y Toledo), fue el rey Carlos V el Sabio (Francia, 1338-1380), quien poseía la Biblioteca del Louvre, creada en 1367. Con el fin de difundir la cultura y fortalecer el poder monárquico, el rey impulsó la eclosión y el florecimiento de una verdadera cantera de traductores. Uno de los traductores favoritos de Carlos V era Nicole Oresme (hacia 1320-1382), obispo de Lisieux, autor, a petición del rey, de traducciones y comentarios de Aristóteles. Con Oresme, el francés llega a adquirir el status de lengua culta.

Nicole Oresme
Imagen tomada de http://historiaeconmicaenlaedadmoderna.blogspot.com.ar/2008/11/pensamiento-econmico-bajo-medieval.html

 

A modo de conclusión, y luego de haber indagado en la vida de varios de esos personajes, constatamos que estos ‘traductores y algo más’, que ejercieron cierto grado de poder en el plano intelectual, fueron verdaderos impulsores de la cultura de oriente y de occidente.

 

 

Otros sitios consultados:

LOS TRADUCTORES TRANSPARENTES. HISTORIA DE LA TRADUCCIÓN EN FRANCIA DURANTE EL PERÍODO CLÁSICO CHRISTIAN BALLIU Institut Supérieur de Traducteurs et Interprètes de Bruselas en https://cvc.cervantes.es/lengua/hieronymus/pdf/01/01_009.pdf

Escuela de Bagdad de Johan Martínez en https://prezi.com/t6yccgvm09ph/escuela-de-bagdad/

Escuela de Traductores de Toledo en España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.ar/2012/01/escuela-de-traductores-de-toledo.html

Gerardo de Cremona en https://blog.uclm.es/premiogerardocremona/gerardo-de-cremona/

Subir 

EMPRESAS MEDIEVALES DE TRADUCCIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *