La traducción pública

La traducción pública en la Argentina es un instrumento público, definido así por el Código Civil y Comercial de la Nación:

Sección 4ª. Instrumentos públicos

Artículo 289. Enunciación

Son instrumentos públicos:

  1. a) las escrituras públicas y sus copias o testimonios;
  2. b) los instrumentos que extienden los escribanos o los funcionarios públicos con los requisitos que establecen las leyes;
  3. c) los títulos emitidos por el Estado nacional, provincial o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, conforme a las leyes que autorizan su emisión.”

La Ley 20.305, que regula el ejercicio profesional del traductor público, dice en el capítulo 1:

“Art. 5 – Es función del traductor público traducir documentos del idioma extranjero al nacional, y viceversa, en los casos que las leyes así lo establezcan o a petición de parte interesada.”

Por lo tanto, la traducción pública es un instrumento público extendido por un funcionario público. Ahora bien: “Los traductores damos fe de las palabras que traducimos.” (Perla Klein en: «Responsabilidad del traductor público fe pública», conferencia). Dar fe, es decir, certificamos que lo que traducimos es fiel al original en la lengua en la que somos idóneos (Art. 4 de la ley 20305 que dice: “c) Poseer título habilitante de traductor público expedido por: 1) Universidad nacional; 2) Universidad provincial o privada autorizada para funcionar por el Poder Ejecutivo; 3) Universidad extranjera, siempre que haya sido reconocido o revalidado por universidad nacional.”)

Pero el traductor público, además, tiene que estar matriculado en un órgano colegiado, al igual que los abogados o los contadores. Ese órgano colegiado en la ciudad de Buenos Aires es el Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires (CTPCBA). Existen otros colegios en varias provincias del territorio nacional: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe (en sus dos circunscripciones: Santa Fe y Rosario), Catamarca, La Rioja, Mendoza, Río Negro, San Juan y Tucumán, salvo error u omisión según datos obtenidos de la Federación Argentina de Traductores (FAT).

 

El traductor: perito de la justicia

Los traductores públicos, para ejercer como peritos, deberán inscribirse ante las distintas Cámaras en las cuales deseen actuar como tales: Civil, Comercial, del Trabajo, Penal Económico, Criminal y Correccional, Contencioso Administrativo Federal, Civil y Comercial Federal; y ante la Corte Suprema de Justicia. La inscripción deberá hacerse por internet en la página www.pjn.gov.ar.

 

La traducción científico-técnica

Traducción científico-técnica es una definición muy amplia que abarca todas las disciplinas, incluso la jurídica. Sí, anteriormente hablamos de la traducción pública y explicamos que se trata de un instrumento público. Ahora bien, desde el punto de vista lingüístico también estaría dentro de una traducción técnica ya que el vocabulario y las estructuras que emplea son específicas de un área técnica, la jurídica. Lo que sucede es que no toda traducción jurídica es necesariamente pública y hay traducciones científicas y técnicas que pueden llegar a ser públicas si lo requiere algún organismo (y estoy pensando en las pericias, por ejemplo, cuando a veces se requiere la traducción de un balance o de algún comprobante médico, por citar un par de casos).

La traducción científico-técnica puede abarcar desde la traducción del manual de un lavarropa hasta una documentación sobre la descripción de la explotación de un pozo petrolero, pasando por otros documentos sobre disciplinas tan diversas como biología, medicina, telecomunicaciones, balances, en fin, como ven la enumeración resulta inagotable.

 

La traducción literaria y traducción para editoriales

Aquí también se establece una diferencia entre la traducción literaria y la traducción para editoriales. La traducción literaria no se limita a la traducción de obras literarias (traducción para editoriales), sino que, por ejemplo, pueden ser artículos de interés general sobre temas como cultura, historia, religión o sociedad en general. Todos los días cuando leemos un diario o una revista hay algún artículo tomado de otros diarios y revistas en otros idiomas que fueron trasladados al idioma nacional para una mejor difusión de esos contenidos. Y estas traducciones son literarias.

TRADUCCIÓN PÚBLICA, TRADUCCIÓN CIENTÍFICO-TÉCNICA y TRADUCCIÓN LITERARIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *